902 88 57 66 prysma@prysma.es

Huella de Carbono en el transporte: Un sector de gran importancia

El transporte forma parte de los procesos de múltiples organizaciones, adquiriendo cada vez más importancia estratégica para la industria, el comercio y la movilidad de las personas.

Hace poco menos de un año nos despertábamos con una nueva apuesta por la sostenibilidad del Gobierno Francés: los operadores logísticos nacionales debían comenzar a reportar de forma obligatoria a sus clientes sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

lorena1

El país Galo mantiene el liderazgo europeo en materia de regulación de sectores difusos. Además, países como Reino Unido, Alemania y España, con el recién estrenado registro de Huella de Carbono de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), también están tomando medidas en la misma dirección.

El sector transporte se ha enfrentado en otras ocasiones a normativas en materia de emisiones. En el año 2008 la unión europea publicó una Directiva para que los vuelos de aviación civil internacional entraran en el esquema europeo de comercio de emisiones.

La Unión Europea es pionera en materia de reducción de emisiones, las acciones individuales en cada uno de los países miembros así como los objetivos planteados para 2020 pretenden llevar a una economía baja en carbono y una reducción del consumo energético en Europa.

Todo indica que la medida francesa será el precedente de una Directiva. Lo cierto es que la Comisión Europea está trabajando en esta materia. Este mes de junio finalizó el periodo de consultas a los grupos de interés, sobre la Huella de Carbono en el sector transporte. Actualmente la Comisión investiga el estado del arte, evaluando las distintas metodologías y calculadoras existentes, queriendo definir los criterios mínimos validos para asegurar la fiabilidad de las emisiones reportadas.

Dos compañías, el mismo recorrido, distinta Huella de Carbono.

¿Implica esta premisa que la organización con mayor eficiencia es la que reporta menos emisiones? la respuesta es, no. Lamentablemente, aunque tengamos el dato de verificado encima de nuestra mesa, nos falta mucha información para poder realizar dicha valoración.

Este problema no dista del encontrado en el resto de sectores. Una Huella de Carbono, múltiples decisiones: el estándar a utilizar, la metodología, el tipo de control elegido, alcances incluidos, emisiones indirectas reportadas, factores de emisión seleccionados, asignaciones utilizadas para el transporte de grupaje,….

En la actualidad existen múltiples esquemas y metodologías de cálculo de Huella de Carbono lo que influye negativamente en la comparabilidad entre organizaciones, impidiendo una aplicación armonizada de las mismas.

Sin embargo, el diseño del mapa de emisiones de cada organización, así como los cálculos de Huella de Carbono son esenciales para una buena gestión interna. El indicador permite establecer comparaciones entre delegaciones propias, estaciones, líneas de transporte, puntos de venta, aplicación de medidas de ahorro de año a año o acciones tomadas al respecto.

El siguiente paso permitirá comparar en términos de carbono a las organizaciones, poniendo esta información a disposición de clientes, usuarios y público en general teniendo como fin una mejora de la eficiencia global.

Ilustración 1: Medidas a tomar encaminadas a la mejora en la eficiencia de Gases de efecto invernadero en el sector.

Medidas a tomar encaminadas a la mejora en la eficiencia de Gases de efecto invernadero en el sector.

 lorena3

El recorrido del Sector

El sector transporte posee su propia norma a nivel europeo para la Declaración del consumo de energía y de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero en los servicios de transporte: UNE-EN 16258.

Esta norma, publicada en junio de 2013, da instrucciones muy claras y concretas de la metodología a seguir y los factores de emisión, conversión, las asignaciones a realizar, etc. y puede ser una clara ventaja para Europa, en esta unificación de criterios para el cálculo de la Huella de Carbono en los servicios de transporte.

Sin embargo, debe ser complementada para cubrir en su totalidad el ciclo de transporte. Los alcances incluidos no tienen en cuenta las emisiones que según otros estándares tendrían carácter obligatorio.

Según el estándar internacional UNE-EN ISO 14064 podrían considerarse como emisiones de Alcance 1 y 2 de obligatorio reporte (teniendo en cuenta el tipo de control elegido), las derivadas del consumo eléctrico, consumo de combustible y emisiones difusas producidas en centros fijos.

La UNE-EN 16258 no completa la Huella de carbono de la organización, dejando fuera las emisiones de estaciones, puntos de venta, talleres, etc. (para el caso de transporte de pasajeros), centros logísticos, oficinas centrales, locales comerciales, etc. (en el de transporte de mercancías).

Ilustración 2: Ciclo base para el transporte de mercancías y alcances de la Norma UNE 16258 y UNE ISO 14064

Ciclo base para el transporte de mercancías y alcances de la Norma UNE 16258 y UNE ISO 14064

¿Es posible comparar dos servicios de transporte obviando estas emisiones? Lo cierto es que el grueso del sector se encuentra en el propio servicio. Según mi experiencia en el cálculo de Huella de Carbono en los servicios de transporte, el porcentaje total del servicio cubriría entre un 90-95 % del total de las emisiones de las organizaciones.

De acuerdo con esto, si lo que se quiere es calcular la Huella de Organización, dependiendo del porcentaje final obtenido, las emisiones en centros fijos podrán considerarse insignificantes y ser excluidas del inventario.

Algunas conclusiones

Cuando se trata de medir la Huella de Carbono, el sector juega un papel importante. En este sentido, se enfrenta a un periodo de cambios con la inminente entrada de nueva legislación, cada vez más restrictiva, no solo en su sector, sino también en el de sus clientes (para el caso del transporte de mercancías), ya que estos exigirán mayor eficiencia a sus proveedores.

La Huella de Carbono es un excelente indicador de la eficiencia que muestran las organizaciones. Cuando seamos capaces de establecer acertadas comparativas entre los servicios de distintas compañías se convertirá además en un criterio de elección para usuarios, clientes y para la obtención de concesiones, en las que actualmente se valora disponer de los cálculos, pero no los resultados.

La norma UNE-EN 16258 muestra los avances del sector en la unificación de criterios para el cálculo de emisiones en los servicios de transporte, y por ese motivo, debe de ser tenida en cuenta en todo cálculo que incluya estos servicios. Se trata de una metodología muy concreta que explica detalladamente la sistemática y factores a utilizar, incluyendo dentro de su alcance, un altísimo porcentaje de las emisiones de la organización.

Autor: García García, Lorena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *