Flexibilidad cognitiva y procesos de cambio… o cómo dejar de ir en “piloto automático”