902 88 57 66 prysma@prysma.es

La Conciliación de la vida personal y laboral como herramienta de mejora de la productividad

Está claro que en la sociedad actual en la que vivimos ya no existe una “división sexual del trabajo” en la que una persona (generalmente la mujer) se encarga del cuidado de las personas en momentos no productivos (infancia, juventud, enfermedad, dependencia, etc.).

Pero, ¿qué ocurre cuando esas personas deciden cambiar sus roles y quieren tener una vida familiar pero también personal y laboral?, ¿cómo se ve afectada la productividad y por tanto las empresas y el mercado laboral?

El término “conciliación de vida personal y laboral” es cada vez más conocido en todos los ámbitos empresariales, tanto público como privado, y responde a las necesidades creadas de la sociedad actual en la que vivimos.

Sin título

El paso más importante que se debe dar en el mercado laboral es que los empresarios se convenzan de que la “conciliación de la vida personal y laboral” aporta ventajas competitivas y de productividad a la empresa.

Así por tanto, la puesta en marcha de medidas de conciliación ayuda a la empresa a:

1. Atraer y retener a las personas más cualificadas.

2. Mejorar la productividad, ya que una mejora en la calidad de vida en el trabajo mejora la calidad del servicio.

3. Retener el talento y conocimientos en la empresa, incrementando la competitividad.

4. Reducir el absentismo laboral provocado por el estrés y otros factores psicológicos.

5. Mejorar la imagen de la empresa, ya que los empleados son los mayores prescriptores con los que cuenta una empresa.

Para garantizar la correcta definición, puesta en marcha, utilización y adaptación de las medidas de conciliación a las necesidades de los empleados, las empresas cuentan con diferentes herramientas con carácter certificable como por ejemplo puede ser el certificado de Empresa Familiarmente Responsable o EFR.

Algunas de las medidas de conciliación que por mi experiencia he visto que los empleados más suelen valorar podrían ser:

  • flexibilidad horaria,
  • teletrabajo,
  • existencia de guardería para hijos de empleados o ayudas para la misma,
  • ayudas para la comida o comedor gratuito,
  • seguro médico, etc.

Yo personalmente, como empleada busco conseguir el mayor desarrollo profesional, mejorar mi formación, adquirir nuevas habilidades y competencias, todo ello compaginándolo con poder disfrutar de mi familia, de mi tiempo libre, de mis hobbies, en definitiva, conseguir un equilibrio entre mi vida personal y laboral.

Creo que las empresas deberían apostar por sus empleados, luchar por satisfacer sus necesidades y expectativas, preocuparse por su bienestar, tanto dentro del trabajo como fuera. Al fin y al cabo los empleados somos el “know how” de la empresa y éste hay que retenerlo.

Autor:
Noemí Martínez
Prysma