902 88 57 66 prysma@prysma.es

Reducción de costes en las organizaciones

El objetivo de hoy en día en todas las organizaciones es incrementar la calidad de sus productos o servicios reduciendo al máximo sus costes estratégicos y operativos. Obtener el equilibrio adecuado entre una reducción de costes e incrementar, o como mínimo mantener, la calidad del producto o servicio ofertado preocupa a los líderes de organizaciones de diversas características.IM2
En PRySMA tenemos experiencia en solucionar este “problema” en diversas organizaciones obteniendo un impacto directo en la cuenta de resultados.

Toda organización consolidada tiene una visión y una misión definida, clara y concisa, y posteriormente una estrategia. A raíz de esta existen una serie procesos estratégicos de los que dependen los procesos operativos, el core del negocio, y los procesos de soporte o auxiliares, los cuales son susceptibles a externalizar.

La gestión de los costes de una organización centrada en la cadena de valor de la misma, siempre desde el punto del cliente, tiene un efecto más beneficioso en la cuenta de resultados que si se realiza un simple estudio de costes. Al centrarse en la cadena de valor se pueden determinar paralelamente a los planes de reducción de costes estratégicos y operativos, otro tipo de decisiones, nuevas vías para la obtención de ingresos, como pueden ser clientes potenciales, productos y/o servicios complementarios…

Para la reducción de costes, se definen los procesos que intervienen en la cadena de valor desde el punto de vista del cliente, y para cada uno se define un “plan de reducción de costes” en función del proceso, y adaptado a las necesidades de la organización. Cada plan contara con la definición de unos indicadores, el control y seguimiento de los mismos, y la involucración, mediante training si así se precisa, del personal involucrado.
Cada plan estará compuesto de una serie de acciones, unas irán enfocadas a una reducción de los costes directos e indirectos del proceso y otras a paliar los efectos no deseados de las diversas acciones.

Para medir el impacto de cada uno de los “planes de reducción de costes”, tanto individualmente como en su conjunto, es clave realizar el seguimiento de los indicadores económicos definidos así como los indicadores de satisfacción del cliente. No se debe de olvidar que el objetivo es el incremento del beneficio de la organización, si los costes se reducen pero también se reduce la calidad percibida por el cliente se reducirán las ventas produciendo un efecto no deseado en la cuenta de explotación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *