902 88 57 66 prysma@prysma.es

LOS PROCEDIMIENTOS POSTDELICTIVOS

Desde que las empresas pueden responder penalmente por los delitos cometidos por sus miembros, los procedimientos postdelictivos se han convertido en un elemento fundamental de los modelos de prevención de delitos, que tenemos que tener en cuenta a la hora de implantar dichos modelos en nuestra organización.

Desde 2010, año a partir del cual las empresas pueden responder penalmente por los delitos cometidos por sus miembros, existen diferentes modelos o sistemas de prevención que permiten a las organizaciones prevenir o mitigar los riesgos penales asociados a las actividades que desarrollan.

Estos modelos o sistemas de prevención, además de contar con un código ético o de conducta, un canal de comunicación a disposición de los grupos de interés, así como otros elementos necesarios para prevenir o mitigar los riesgos inherentes a la actividad desarrollada por la empresa, deben contemplar una serie de procedimientos dirigidos a establecer las acciones que se deben realizar una vez que se ha producido el suceso, esto es, una vez que se ha cometido el delito en la empresa, con el propósito de cumplir los objetivos que la organización se ha impuesto en la materia y que más adelante identificaremos.

En la última reforma de nuestro Código Penal, que entró en vigor el 1 de julio del año pasado, el legislador ha establecido en el artículo 31 quater, las medidas que nuestra organización deberá acometer para que en  caso de que se cometa el delito pueda atenuar su responsabilidad, estas son:

  • Confesar la infracción a las autoridades antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra ella.

  • Colaborar con la investigación del hecho aportando pruebas que fueran nuevas y decisivas para esclarecer las responsabilidades penales dimanantes de los hechos.

  • Reparar o disminuir el daño causado por el delito.

  • Establecer medidas eficaces para prevenir y descubrir los delitos que en el futuro pudieran cometerse.

fingerprint-146242_1280

En este mismo sentido, en el artículo 31 bis del Código Penal podemos identificar otras dos medidas que la organización deberá acometer una vez que se haya producido el suceso:

  1. Sancionar a los responsables del hecho, aplicando el régimen sancionador establecido en el sistema de gestión para la prevención de delitos a tal efecto.
  2. Realizar una verificación del sistema de gestión y en su caso, modificarlo.

En efecto, tal y como se puede observar, las medidas que anteriormente hemos reproducido, representan los elementos esenciales que nuestros procedimientos postdelictivos deben contemplar, ya sea para determinar los hechos y circunstancias del delito cometido, el o los responsables del mismo, la sanción que se les deberá aplicar, las verificaciones y/o modificaciones de nuestro modelo o sistema de prevención necesarias para evitar que se vuelva a cometer un delito de análoga naturaleza y por último, las acciones encaminadas a reparar o disminuir el daño producido por el delito.

En definitiva, los procedimientos postdelictivos que establezcamos en nuestra organización deberán servir para alcanzar, al menos, los siguientes objetivos:

  • Reparar o disminuir el daño que se hubiera podido causar con la comisión del delito.
  • Minimizar las consecuencias para la organización.
  • Garantizar una defensa penal eficaz.

Para más información sobre la prevención de los delitos y la responsabilidad penal de las empresas, pueden dirigirse a los siguientes enlaces:

http://blogprysma.es/la-prevencion-de-delitos-en-las-empresas/

http://blogprysma.es/la-responsabilidad-penal-de-las-empresas/

Autor:
Enrique Peloche
Prysma