902 88 57 66 prysma@prysma.es

LA ESPECIALIZACIÓN INTELIGENTE: DE NIDOS Y HUEVOS

Jordi García Brustenga es Gerente de Consultoría en PRYSMA, co-director y profesor del curso en Gestión Aplicada de la Estrategia RIS3 en la UVic-UCC, experto en políticas de innovación y desarrollo económico regional.

Del workshop sobre la RIS3 (Estrategia de Investigación e Innovación para la Especialización Inteligente) que organizó la Fundación Catalunya Europa a principios de marzo en Bruselas, me quedo con la metáfora de Mikel Landabaso, responsable de la RIS3 a la Comisión Europea. Comparaba los territorios de Europa con diferentes terrenos, en los que la misma inversión (semilla) producía resultados muy diversos: del terreno que producía gran cantidad y calidad de crecimiento y empleo (frutos) a la que no producía nada. Buena comparación, bíblica por cierto, para defender que los territorios, con su naturaleza y su actitud, sí que condicionan el éxito de las empresas que se ubican en él.

De todos modos, hay que complementarla con otra metáfora que estoy usando últimamente para explicar cómo se está organizando la RIS3, en mi opinión, para cambiar de verdad el modelo productivo y hacerlo más competitivo a nivel global . Digo que los territorios se dedican a hacer ecosistemas de innovación (nidos) y los agentes de I + D son aves ponedoras que se dedican a impulsar innovaciones empresariales (huevos).

JORDI_01

Los territorios no pueden poner huevos, pero los necesitan para dar sentido a sus nidos. De hecho, la novedad de la RIS3 es que tener apalabrados los huevos es una condición previa para financiar los nidos; no como hasta ahora, que se han hecho nidos sin tener huevos comprometidos y hoy todavía los tenemos vacíos. Y los agentes I + D no pueden hacer nidos pero los necesitan para incubar sus huevos en las condiciones adecuadas. En definitiva, que se necesitan unos a otros, territorios y sectores, nidos y huevos.

Ahora bien, los territorios buscarán los mejores huevos y los sectores los mejores nidos para sus propósitos respectivos. Vamos, que van buscados. Y aquí es donde entra el papel de la especialización inteligente, que tiene un parecido razonable con la selección natural. Aquí todo el mundo, territorios y sectores, tiene que sacar lo mejor de uno mismo, separar el grano de la paja y diferenciarse de sus competidores, concentrando su oferta en aquellos pocos elementos en los que es y se siente único y valioso.
Para entendernos, en toda Europa pero en concreto en las regiones de España, se observa un creciente y saludable alboroto. ¿Pongamos unos ejemplos en Cataluña? Mataró y el Maresme están preparando varios nidos; uno de ellos, para los huevos (innovaciones) del ámbito del diseño técnico textil, pensando sobre todo en los del centro tecnológico CETEMMSA, dedicado al smart textile; CETEMMSA, pero, también mira con buenos ojos, y con complicidad con el sector de la moda, otras ofertas de nidos relacionados con el sector textil. El Cataluña Innovation Triangle (Sant Cugat del Vallès, Cerdanyola y Rubí) y Sabadell, dos de ellos, apuestan también por nidos que atraigan los huevos de los sistemas industriales de ASCAMM, entre otros. ASCAMM, sin embargo, conoce bien el mapa de nidos industriales de Cataluña. Terrassa, uno de ellos, apuesta por la fotónica y también por un nido para los huevos del sector salud, sean de LEITAT o de otros agentes I + D que se dedican al mismo. Lleida confecciona un nido que promete, pensado para los huevos del sector agroalimentario, con una orientación hacia la experiencia del consumidor turista. Este tipo de huevos los pone el IRTA, que, como ponedora conocida, piensa también en algunos otros nidos esparcidos por el territorio. Y así, encadenándose, podríamos hablar del resto de ámbitos de oportunidad: la movilidad, la energía, los recursos naturales, el diseño, el turismo, el deporte, las industrias creativas, etc.

Y, en el centro de todo este ir y venir, Barcelona, ​​el gran constructor de nidos de Cataluña, va tejiendo sus nidos sabiendo que será privilegiado a la hora de atraer a los huevos de la mayoría de agentes I + D. Pero que no se relaje nadie, que quien no corre, vuela y la RIS3, afortunadamente, ¡ha venido a revolucionar el gallinero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *